CURSO DE TAROT TERAPÉUTICO Teórico-Vivencial

"La felicidad y la fortuna son cuestiones de elección y no de suerte"
Osho


miércoles, 23 de noviembre de 2016

CURSO DE TAROT TERAPÉUTICO Teórico-Vivencial / Próximo comienzo: lunes 6 de marzo de 2017

 Descripción: Un espacio para aprender tarot a través de mitos, arte, historia, astrología, cábala, numerología y psicología arquetípica.

Objetivo: Hacer del aprendizaje una experiencia transformadora.

Dirigido a: Terapeutas, psicólogos, artistas, profesionales y/o a cualquier persona con o sin conocimientos.

Metodología: El método es adivinatorio-terapéutico. Adivinatorio porque se aprende a anticipar los acontecimientos futuros así como a integrar pasado y presente en la lectura. Terapéutico porque el fin del Tarot es orientar al consultante en la búsqueda de su camino, curar sus heridas, brindar apoyo psicológico y espiritual, ir a las raíces de los problemas para salir adelante con una perspectiva renovada y positiva.

El aprendizaje es sanador para el propio alumno, funciona como un viaje al inconciente, una escalera hacia el crecimiento espiritual. El alumno va haciendo un proceso interno en relación a las cartas que tiene como resultado el desarrollo de la intuición. La modalidad es tanto teórica como vivencial, utilizamos ejercicios prácticos, técnicas de imaginación activa, prestando atención a las sincronicidades que van surgiendo a lo largo del curso para una comprensión más profunda de los arquetipos.

La dinámica de trabajo ofrece al aprendiz una visión más objetiva de sus propias creencias, miedos y patrones de comportamiento para evitar proyecciones nocivas en las consultas. Este taller de tarot enriquecerá al estudiante propiciando cambios internos y externos, lo ayudará a integrar sus polaridades. La mejor vinculación entre conciente e inconciente y entre los planos físico y psíquico repercutirá en relaciones afectivas más plenas.

Como dice Christian Ortiz: "El tarot no te va a decir nada que ya no sepas. Lo único que hace es ordenarlo en una forma de lenguaje óptico y evocativo para que tu ordenes tu energía, la concientices y la lleves a los lugares más constructivos para tu proceso." . Se trata de una herramienta excelente -legado de antiguas civilizaciones- para lograr la realización de nuestras metas personales.





Comienzo: marzo de 2017

Frecuencia: Una vez por semana dos horas promedio cada vez.

Día y hora: Lunes de 17:15 a 19.15 hs.

Duración: Ocho meses

Zona: Parque Batlle

Modalidad: El curso es presencial y grupal

Para reservar tu vacante escribí a tallerladiosa@gmail.com con tu nombre completo más teléfono y celular para ubicarte

viernes, 7 de septiembre de 2012

Bibliografía Tarot




La siguiente es la lista de los libros que he encontrado útiles para el estudio del tarot:



-El Tarot y El Viaje del Héroe, Hajo Banzhaf, Edaf.

-Curso práctico de tarot: un libro de tarot para principiantes, Joan Bunning, Urano.

-El Tarot, sabiduría y poder: teoría y práctica, José Antonio González Portela, Arkano Books

-Jung y El Tarot, Sallie Nichols, Kairós.

-El corazón del Tarot, Sandra A. Thomson Robert E. Mueller y Signe E. Echols, Arkano Books.

-La vía del tarot, Alejandro Jodorowsky – Marianne Costa, Bestseller Debolsillo.

-Madre Paz, un camino hacia la Diosa a través del mito, arte y tarot, Vicki Noble, Cuatro Vientos.

-Guía de los tarots (Rider, Crowley y Marsella), Hajo Banzhaf - Elisa Hemmerlein, Edaf.

-Aprenda a consultar el tarot, Hajo Banzhaf, Libro y mazo, Edaf.

-El libro de Thoth, Aleister Crowley, Luis Cárcamo Editor.

-Tarot para la vida, Quinn, Edaf.


-Comprender el Tarot. Guía personal de aprendizaje, Juliet Sharman-Burke, Agata-Libsa.

-Tarot y el viaje del héroe. El tarot como camino iniciático, Hajo Banzhaf, Edaf.





Distintos mazos que se utilizan para leer el Tarot:


-Tarot Rider. El espejo de la vida, Mario Montano, Arkano Books.

-Tarot Osho Zen, Ilustraciones Ma Deva Padma, Ediciones Gaia.

-El Tarot de la Diosa, Waldherr, Kris, Ediciones Gaia.

-Tarot, El espejo del alma, Gerd Ziegler, Arkano Books.

-El Tarot Mítico. Una nueva vía a las cartas del tarot, Juliet Sharman-Burke – Liz Greene, Edaf.

-Tarot Thot de Ailester Crowley, Alfa Omega.

-Cartas Tarot de Marsella, Edaf.

-Cartas Tarot Rider Waite, Arthur Edward Waite, U.S. Games Systems, Inc.

-Motherpeace Round Tarot Deck creado por Karen Vogel y Vicki Noble.

-Celtic Tarot, con magníficas ilustraciones de Courtney Davis, utilizando el estilo tradicional de arte y nudos celtas. Buen mazo, ahora difícil de conseguir.

-Cosmic Tarot, diseño e ilustraciones de Norbert Lösche, incorpora mucha simbología
propia de la New Age, pero es un mazo atractivo y sencillo de usar.

-Gendron Tarot, diseño e ilustración de Melanie Gendron, incorpora diseño asistido por ordenador en las ilustraciones, es un mazo hermoso y muy femenino.

-Jungian Tarot, con diseño y pinturas de Robert Wang, incorpora simbología tomada de la psicología analítica, y en menor medida de la cábala.

-Haindl Tarot, con diseño y pinturas de Hermann Haindl, es el fruto del trabajo de años de un pintor alemán, con investigaciones profundas hechas para cada carta. Posteriormente fue comentado en dos volúmenes por Rachel Pollack.

-Leonardo Da Vinci Tarot, de Iassen Ghiuselev y Atanas Atanassov, utiliza el estilo de ilustración del maestro renacentista.

-Legend: The Arthurian Tarot, de Anna-Marie Ferguson, hace una relectura de la simbología tradicional aplicada al ciclo del Rey Arturo y el Santo Grial. Bellas ilustraciones.





Otros textos de Tarot:



-Los 78 Grados de la Sabiduría, Rachel Pollack, vols. I y II, es quizás el libro más adecuado para adentrarse en el mundo del Tarot. Claro y ameno, explica cada carta en profundidad tanto en sus aspectos tradicionalmente adivinatorios como en los más psicológicos.

-Tarot: el laberinto abierto, Rachel Pollack, explora la utilización en lecturas del Tarot, proporcionando ejemplos tomados de consultas. Es el complemento perfecto para los dos volúmenes anteriores.

-Jungian tarot: an archetypical journey, Sally Nichols, es la visión del Tarot desde la psicología analítica de C. G. Jung. A diferencia de otros casos, su autora es psicóloga, y toma las lecturas desde un punto de vista más profundo.

-The Haindl tarot, Rachel Pollack, repasa carta por carta el simbolismo presente en el mazo en cuestión, y es quizás el mejor compañero posible para el mazo, aunque lamentablemente todavía no está traducido al español.

-La clave del tarot, Arthur Waite, es el libro que acompañó inicialmente la publicación del mazo Rider-Waite. Desprecia los usos adivinatorios de las cartas, pero resulta una buena guía simbólica.

-The Merlin Tarot, Robert Steward, expone la visión particular de éste mazo, explayándose carta por carta en sus significados y esferas de relevancia. Lamentablemente no toca sino tangencialmente los Arcanos Menores.

- El Libro de Toth, Aleister Crowley, es el texto que acompaña al mazo del mismo nombre, diseñado por el famoso ocultista.

-The Vertigo Tarot, Rachel Pollack, fue escrito para acompañar la edición limitada del Tarot del mismo nombre, y es ni más ni menos que una revisión carta por carta de parte de la simbología presente en éste mazo, riquísimo en imágenes.

-Legend: The Arthurian Tarot, Anna-Marie Ferguson, asigna un personaje o historia dentro del ciclo artúrico a cada carta, con un breve recuento de la parte del mito correspondiente a cada una.

-Qabalistic Tarot, Robert Wang, analiza las influencias de la cábala sobre el Tarot, y estudia las cartas dentro del sistema del Árbol de la Vida. Material avanzado.

-Tarot Psychology, Robert Wang, estudia las cartas del mazo Jungiano dentro del marco de la psicología analítica, como método de evolución personal. Material avanzado, es mejor leerlo con una idea clara de la terminología psicológica.

-The Complete Book of Tarot Reversals, Mary K. Greer, estudia las cartas casi exclusivamente desde sus inversiones. Material intermedio.

-La Scala di Oro, por Gio Tavaglione, contiene información sobre cábala y astrología en cada carta, además de ilustraciones dentro de la línea tradicional.

-Il Taroccho delle Vetrate, illustrado por Luigi Scapini, pone cada carta como un vitral en el estilo tradicional.

-Spiral Tarot con diseño de Kay Steventon, es un excelente mazo, con significados tradicionales pero arte moderno. Funciona muy bien para meditaciones.

-Tarot de Marseille, de ilustrador anónimo, está considerado uno de los más antiguos y tradicionales, aunque no está entre mis preferidos.

-Tarocchi dell'Immaginario, de Ferenc Pinter, es un mazo pintado en acuarelas y témperas, muy delicado y surreal.

-Tarot of the Cat People, con diseño e ilustraciones de Karen Kuykendall, es la particular visión de su autora, e incluye gatos en todas las cartas. Un poco oscuro, pero al fin de cuentas a los gatos les gusta la oscuridad ;)

-Tarot of the Old Path, de Silvia Gainsford y Howard Rodway, creado especialmente con la ayuda de famosos wiccas y paganos como el matrimonio Farrar. Hermosas imágenes, aunque a veces las cartas pueden parecer un poco vacías.

-Universal Rider - Waite Tarot, con diseño de Arthur Waite, dibujos de Pamela Colman Smith, y recoloreado por Mary Hanson-Roberts, es un mazo de simbología tradicional, y que recomiendo ampliamente para quien deba iniciarse.




Bibliografía complementaria:



-Manual de interpretación de la carta natal, Stephen Arroyo, Urano.

-Introducción a la astrología, Lisa Morpurgo, Urano.

-El héroe de las mil caras" Joseph Campbell, Fondo de Cultura Universitario.

-La cábala mística, Dion Fortune, Kier.

-Los rostros de la Diosa, Sandra Román, Kier.

-Recuerdos, sueños y pensamientos Carl Jung.

-Luna Roja, Miranda Gray, Arkano Books.

-Las diosas en cada mujer, Jean Shinoda Bolen, Kairós.

-Diccionario de Símbolos, Juan Eduardo Cirlot, Siruela.

lunes, 22 de noviembre de 2010

LOS ARCANOS MENORES DEL TAROT



Las 56 cartas menores, o arcanos menores, se dividen en cuatro palos, con una serie de cartas numeradas del as al diez y cuatro figuras. Son la Reina, el Rey, el caballo, y una persona joven, que en principio podía ser de ambos sexos, llamada Sota. Inicialmente, el término "sota" significaba infante, por lo que se cree que las figuras representaban a una familia medieval acomodada o a una pareja real con un simbólico defensor y un criado.

Los cuatros palos - espadas, oros, bastos y copas - estaban tradicionalmente asociados a los antiguos símbolos astrológicos del león, el toro, el águila y el ángel (o el hombre), que en la versión del Viejo Testamento del profeta Ezequiel se convirtieron en los cuatro animales del Apocalipsis. Los artistas medievales los equipararon a los cuatro elementos - fuego, tierra, aire y agua.

Como guía rápida sirve saber que...

Las Copas suelen referirse a temas amorosos, los sentimientos del consultante, la vida en pareja. Los amantes, los hijos, la familia, los relaciones personales en general. Amistad, lazos profundos, talento artístico. Corresponden a los signos de agua Cancer, Piscis y Escorpio.

Los Bastos tratan de movimiento, desafío, creatividad, energia, acción, sexualidad. También los viajes y los nuevos emprendimientos son representados por este palo. Corresponden a los signos de fuego: Sagitario, Leo y Aries.

Las Espadas hacen referencia a la los aspectos mentales del consultante. Las espadas simbolizan inteligencia, luz, planes, fuerza, valor, decisiones, transformación, lucha, conflicto, agresión, autoridad. Corresponden a los signos de aire Geminis, Libra y Acuario.

Los Oros se relacionan con temas económicas y posesiones materiales del consultante, herencias, gastos, inversiones. Corresponden a los signos de tierra Tauro, Virgo y Capricornio.

Algo de historia...

Se cree que el simbolismo de los Arcanos Menores viene de la época medieval, de la cual datan los primeros mazos de Tarot. Fue en la ciudad de Milan, Italia, que la familia Visconti encargó la confección de un mazo del cual se conservan todavía algunas cartas. El Tarot Visconti-Sforza es el mas antiguo que se conserva en buenas condiciones y prácticamente completo. Fue pintado por Bonifacio Bembo, a mediados de 1440 quien lo pintó por encargo para la boda de la hija del duque de Milán.

El mazo encargado se presentaba rico en imaginería de la época, y apartemente se utilizaba más como juego de azar que para leer la fortuna. Se cree que los Arcanos Mayores representaban íconos religiosos o nacidos de las creencias populares.



Los Arcanos Menores, en cambio se encargaban de representar en sus cuatro palos las cuatro clases sociales en las que la sociedad estaba dividida por entonces: bastos para el campesinado, copas para el clero, espadas para la nobleza y oros para la burguesía.

¿Qué es el Tarot?



Hoy 22 de noviembre es el Día Mundial del Taromante. Felicidades a todos aquellos que, como yo, buscan en el tarot respuesta a sus interrogantes, soluciones a sus problemas y dudas, perspectiva en los momentos difíciles, ideas creativas para sus proyectos, el camino y la guía para sus pasos. Celebremos hoy el disponer esta maravillosa herramienta-portal que nos ayuda a comprendernos como seres humanos integrales, a desarrollar nuestro máximo potencial, a conectar con la intuición, a sanar y sanarnos. Agradezco a los maestros que me han iniciado en este camino espiritual, a los que han confiado en mí como tarotista a lo largo de los años y también a los alumnos que se han formado en mi taller. Comparto este artículo con todos ustedes.



La manera más simple de responder a esta pregunta es dando una descripción: el Tarot es una baraja compuesta por 78 cartas, también llamadas Arcanos, de las cuales 22 se llaman Arcanos Mayores y 56 Arcanos Menores.

Los Arcanos Mayores son figuras de alto valor simbólico, expresiones de las fuerzas que están operando a nivel Macrocósmico, permeando simultáneamente el Universo, el sistema solar, nuestro planeta, la sociedad, el ser humano y cada partícula de la Existencia.

Los Arcanos Menores poseen diseños más simples y tienen menor carga simbólica en la mayoría de las barajas. Representan fuerzas que actúan en el Microcosmos, esto es, en la vida cotidiana del ser humano. Los Arcanos Menores están divididos en 4 series: bastos, copas, espadas y oros. Cada una de estas series posee 14 cartas de las cuales cuatro son las figuras de la Corte, llamadas Rey, Reina, Príncipe y Princesa. Las restantes 10 cartas de cada serie están numeradas desde el As hasta el Diez.


¿Qué es el Tarot? Muchas respuestas han sido dadas:

- Es un arte de adivinación
- Es una ilustración de las Fuerzas de la Naturaleza
- Es un instrumento de autoconocimiento
- Es un compendio de conocimientos esotéricos
- Es un legado de otras civilizaciones
- Es un camino de crecimiento espiritual
- Es la expresión simbólica de la psique
- Es la representación del Árbol de la Vida


Todas estas respuestas son ciertas, unas y otras se complementan aunque todas ellas limitan la respuesta que estamos buscando y que parece abarcar todas las respuestas anteriores y probablemente muchas más.

Para aproximarse del mejor modo es bueno abrise al mundo de los símbolos, a través de ellos encontraremos toda una serie de paralelismos entre las cartas e ideas fundamentales, mitos y leyendas de las culturas antiguas, tal como la India de los Vedas, el Egipto de los Faraones, la Cábala hebráica, el Taoísmo chino y también el budismo.

Retomando la pregunta, podríamos afirmar que el Tarot es la expresión simbólica de Arquetipos Universales que están presentes en el inconciente colectivo, y que aparecen de una forma u otra, cuando los hombres y mujeres especialmente intuitivos consiguen captarlos.



La elaboración conceptual y plástica de estas imágenes universales brinda al ser humano un vehículo que le permite orientarse mejor en el viaje de autoconocimiento o de retorno a la esencia divina de cada uno de nosotros.

Podríamos decir que el Tarot tiene dos lados: uno inmortal, sin principio ni fin, esencial, arquetípico que podemos llamar lado interno y otro externo que son las formas particulares que adopta, dependiendo de las circunstancias históricas y del uso que les demos.

En un momento tan fuerte de crisis planetaria, en el que hasta la continuidad de la vida está amenazada por el delirio de poder de unos pocos, es que se hace absolutamente necesario que la humanidad se torne más conciente, silenciosa y meditativa. Maestros encarnados y vivos están trabajando intensamente para que la humanidad no se pierda en su camino de evolución y para que el planeta Tierra continúe siendo una gota de vida, casi un milagro maravilloso en la Inmensidad. Es en este sentido que debemos entender la profusión de barajas y otros medios de autoconocimiento.

¿Qué es el Tarot terapéutico?

Además de tratarse de un oráculo antiguo que se utiliza mayormente con fines predictivos, el Tarot es un camino de evolución de la conciencia simbolizado por los 22 Arcanos Mayores. Las situaciones que plantean los Arcanos Mayores son estados de conciencia, circunstancias de la vida humana, distintas fases del alma en su desarrollo a través de fases cósmicas y evolutivas. En cuanto a los Arcanos Menores, éstos retratan acontecimientos en el microcosmos, el pequeño mundo en el que vivimos diariamente.

Aunque estos acontecimientos incluyen fenómenos pasajeros tales como pensamientos, emociones y sensaciones corporales, no son menos importantes a nuestras personalidades de lo que es el pasaje cósmico para nuestras almas. De hecho, ellos son la esencia del mundo tangible que compartimos.

En el plano físico, la alquimia hace intentos para cambiar metales bajos en oro, pero como el psicólogo Carl Jung ha mostrado, la búsqueda esotérica de los alquimistas era una transformación del ser. Es justamente lo que el Tarot promete.



Los Arcanos -arcano significa secretos profundos y en su raíz latina, la palabra significaba arca, una caja para almacenar- salvaguardan los secretos de la sabiduría y, si son usados adecuadamente, producen sanación. Ello requiere, sin embargo, trabajo. El remedio que ellos nos ofrecen no es tan fácil como tragar una pastilla, sino un proceso de autodescubrimiento. A fin de comprender el valor de los secretos, necesitamos suprimir la incredulidad y abrir nuestra imaginación a imágenes de ensoñación. Cuando se usa adecuadamente, el Tarot se convierte en una disciplina espiritual.



Una lección similar se enseñaba en las escuelas de iniciación en cada civilización primitiva. Desde los druidas a los sacerdotes egipcios, desde los mayas al chamanismo ártico, esta enseñanza era proporcionada por ciertos miembros de la comunidad para ayudarlos a comprender el propósito de la vida humana en el planeta y a vivir armoniosamente como partícipes de la evolución individual y colectiva. No sabemos a cuánto tiempo atrás se remonta esta enseñanza. Una tradición oral no deja huellas tan fáciles de encontrar o de interpretar como un jeroglífico. Buscando preservar sus enseñanzas para la posteridad, estos "sabios" prehistóricos expresaron su sabiduría en forma pictórica. Algunas de estas imágenes ha sobrevivido a través de los milenios como "doctrina secreta". El Tarot tradicionalmente surge de esta fuente; de esta manera los Arcanos Mayores contienen las semillas de un conocimiento antiguo y sofisticado de las leyes cósmicas y del culto a la Diosa. Durante los últimos milenios, el patriarcado ha suprimido este conocimiento, a veces con una violencia terrible.



En el Tarot, los Arcanos han tomado varias formas gráficas. En el popular naipe Waite, por ejemplo, se les da a las imágenes traje y decoración medioeval. A la Gran Sacerdotisa se la muestra como una Madre Superiora. En contraste, Aleister Crowley ambienta su Tarot principalmente en el antiguo Egipto donde él cree está la fuente de todos los Arcanos.



En este naipe la Gran Sacerdotisa es representada por la Diosa Isis. Envuelta en un gran manto y un velo, eleva sus brazos, orando o canalizando energía. Esta es una representación mucho más enraizada. Muestra que los Arcanos contienen la semilla de una tradición de misterio sagrado establecida por miles de años y a la cual podríamos tener acceso nuevamente a través de varias escuelas esotéricas activas hoy día.

La iniciación en los Misterios de Isis es particularmente apropiada como entrada en el Tarot ya que los misterios se remontan a la historia egipcia pre-dinástica que se revitaliza en el período Helénico 3000 años más tarde. Durdin Robertson expresa que el culto de Isis en esa época se difundió en todo el Mediterráneo tanto como "Culto de Estado" (con ceremonias populares o masivas) o "culto misterioso" privado. Isis se convirtió en Diosa líder, sintetizando las características de varias Diosas antiguas en forma "purificada" o refinada -un modelo para la posterior Virgen María. Los Misterios de Isis fueron el prototipo de los posteriores Misterios Eleusianos y para los ritos de iniciación en Corinto, Pompeya, Roma e incluso Irlanda. En las figuras del Tarot Madrepaz, por ejemplo, se retrocede aún más a la era pre-patriarcal para ilustrar las raíces de estas enseñanzas. Mientras existió un grupo centrado en la Madre, la comunidad entera era capaz de experimentar los misterios de la iniciación. Ceremonias regulares de estaciones y celebraciones rituales permitían alivio de tensiones y sanación de energías cósmicas experimentada como la presencia divina de la Gran Madre de Todo.



En este contexto, la Sacerdotisa del Tarot Madrepaz no significa una mujer particular, sino que representa el poder de "lo femenino cósmico" como encarnado en el grupo femenino. La mujer Zulú en la imagen de la Madrepaz es literalmente el "pecho" o la "matriz" en la cual se contienen los secretos. Su cuerpo mismo sostiene el poder latente de la "Kundalini durmiente". Cuando las mujeres de la tribu despertaban esta fuerza a través de la danza u otro tipo de culto, la comunidad entera era sanada.



Los Arcanos Mayores intentan ilustrar las leyes básicas universales que estructuran el mundo natural. En sus significados metafísicos o cósmicos son a veces interpretados como fases de la vida o evolución, otras, como etapas en un camino espiritual. Numerados en secuencias del 0 (El Loco) al XXI (El Mundo) ellos forman un ciclo que representa la creación de la vida, su crecimiento y desarrollo en la tierra y el alma humana alcanzando el conocimiento conciente de sí misma, seguido por un retorno a la unión con su fuente original.

Tal como la creación de un mito, ellos funcionan para desarrollar un cuadro coherente de los comienzos de la vida y que el historiador de la religión Mircea Eliade llama el "Mito del eterno retorno". La terapeuta junguiana Marie Louise von Franz cree que la "creación es un despertar hacia la conciencia" y en que "cuando un ser humano se ha desarraigado y dividido, el primer paso hacia la sanación es el surgimiento en la psiquis de algún tipo de sueño creativo o metáfora". Ella informa que siempre que los isleños de Fiji están "amenazados por disociaciones, pánico y desorden social tratan de restablecer la creación y la totalidad del cosmos volviendo a narrar el Mito de la Creación". La actual revitalización del Tarot hoy en día no parece accidental, sino más bien una necesidad de contactar con esa tan necesaria metáfora de la creación y de una posibilidad de vida futura.



En los símbolos de los Arcanos están representados conceptos junguianos tales como sombra, inconsciente colectivo, ánima (mujer interna) ánimus (hombre interno), máscara, ego-conciencia, self. El camino de individuación que plantea Jung y que consiste en integrar nuestros aspectos oscuros (la sombra), trascender el ego, unirnos a nuestro opuesto (la mujer/el hombre interno según el sexo de cada uno) y finalmente contactar con nuestra naturaleza más profunda (el self) para sentirnos plenos e integrados, está delineado en el camino del Tarot, que con su sabiduría y enseñanza nos da las pautas para alcanzar ese estado de plenitud. De esta forma las interpretaciones se vuelven más profundas.

Casi cualquier situación puede ser ilustrada desde los arquetipos de personajes y situaciones que nos brindan las cartas del tarot. Porque el Tarot, con su lenguaje de imágenes y poesía, es el espejo del alma y nos permite contarle la historia de su vida al consultante y así iluminarlo.



El Tarot enfocado desde el punto de vista terapéutico aporta mucha riqueza a quienes lo estudian o consultan. El hecho de hacerse responsable de la propia vida se vuelve ineludible en el proceso de individuación. Ya no se trata de dar un simple vaticinio sobre los posibles acontecimientos externos de la vida del consultante. El énfasis está puesto en que cada uno debe hacerse cargo de su propio interior si es que quieren modificar el exterior, dejar de victimizarse proyectando en el entorno su propia oscuridad, buscando en el afuera al “salvador” al “héroe” de su película. Se trata de volver a empoderarse.

Los arquetipos femeninos y el Tarot

Cercano al universo de lo mágico y mirado con recelo por las religiones, este libro compuesto por 78 láminas dibujadas –que se presenta como mazo, porque antiguamente los libros tenían sus hojas sueltas y con dibujos, porque la mayoría de la gente no sabía leer– resume los principales arquetipos del ser humano, principalmente en lo que se conoce como los Arcanos Mayores: 22 cartas que reúnen la totalidad del contenido esotérico y que, miradas en orden, representan las fases de crecimiento (físico y psíquico) del devenir humano. Cada persona tiene, además, un arcano mayor que gravita e influencia en su vida, cálculo que se realiza a partir de la suma de la fecha de nacimiento.

Sobre su origen se tienen innumerables versiones, pero se consigna el Antiguo Egipto como la civilización desde donde surgieron algunas simbologías, especialmente las que conciernen a los Arcanos Mayores. Según la historia, ese conocimiento esotérico habría cruzado el Mediterráneo y establecido como oráculo en las primitivas culturas europeas. Sería durante la Edad Media en ese continente que se habrían estructurado las cartas como las conocemos en la actualidad, articulándose en torno a los elementos básicos –la tierra, el agua, el fuego y el aire– como las energías esenciales y fuente de las interpretaciones.

Dentro de este universo, el eje femenino-masculino determina todos los íconos y fuerzas del tarot. Vale la pena repasar los Arcanos Mayores femeninos, arquetipos que deconstruyen una mirada esotérica y milenaria sobre las mujeres.



La Sacerdotisa:
Arcano dos. Es el más antiguo de los personajes del tarot, vinculado a las mujeres de los pueblos originarios de Europa que profesan el culto a la Gran Diosa Madre. Relacionada con el yin o principio femenino, energía receptiva. Guardiana de la sabiduría oculta, algo fría. Sus valores son la cooperación y la solidaridad. Ligada al subconsciente, representa la verdad elemental y los procesos intuitivos. Autónoma y autosuficiente.



La Emperatriz:
Arcano tres. Así como algunas mujeres permanecían para el culto de la divinidad, otras se dedicaban al cultivo de la tierra. Este arcano se vincula a la fertilidad, la naturaleza, la maternidad y también la sensualidad. El arquetipo de la madre. Representa la ternura, la capacidad de criar, del afecto concreto. Vinculada a la comunicación y los procesos creativos. Es la representación de la pareja femenina; esta carta también alude al bienestar material, buenas relaciones de pareja, estabilidad y reconocimiento.



La Fuerza:
Arcano ocho. Aunque el nombre de esta carta es singular, su representación se construye de una mujer en actitud de dominio amoroso de un león; la verdadera fuerza radica en la multiciplidad. Energía femenina vinculada a la ternura y suavidad, y la masculina a la vitalidad y fiereza. Este arcano alude a los amores que se concretan y conjugan lo espiritual con lo carnal. También se refiere a las contradicciones y la capacidad del desarrollo interior. Llama a enfrentar los problemas y vaticina el éxito para quienes enfrentan la adversidad.



La Justicia:

Arcano once. El eje y el equilibrio. Este arcano representa el verdadero sustento de la autoridad, pues define, corta, decide y dispone. La Justicia del tarot no es ciega, recomienda ver la realidad, llama a tomar decisiones pendientes, pero también entrega la capacidad de hacerlo a través del conocimiento. También alude al rigor consigo mismo/a, al estoicismo, la modestia y la austeridad.

La Muerte:
Arcano trece. Carta que despierta temor y desconcierto, pero que alude a la necesidad de gestar, asumir y conducir el propio camino. Es la antesala a una nueva vida –que no significa la muerte física–, el partir de nuevo. Dice que es necesario hacer morir el pasado para vivir el futuro. Anuncia la transformación desde lo profundo del ser humano, lo que requiere valentía. Llama a aceptar el dolor que significa abandonar lo viejo, no sujetarse a los prejuicios, superar el ego. Cuando uno dice sí a la Muerte, dice sí a su propio desarrollo.



La Templanza:
Arcano catorce. Habla de resultados de un cambio y de asumir una nueva posición. Alude a la armonía entre lo interno y externo, el equilibrio real, sin importar que nadie lo entienda. Es un equilibro distinto, un desorden a los ojos cuadrados. También significa moderación y la capacidad de mezclar realidades. Esta carta también es portadora de mensajes y de protección divina. Alude a la salud psíquica y física.

La Estrella:
Arcano diecisiete. Esta carta habla del inconsciente, de la conexión con lo divino, con el cosmos, para las actividades en la tierra, en la vida diaria. Vinculada al arte, lo creativo y las comunicaciones, pero desde una propuesta innovadora y mística. Arcano de la sanación de procesos profundos, de crecimiento espiritual. Es una invitación a correr nuevos riesgos en la vida, especialmente después de experiencias fuertes.

La Luna:
Arcano dieciocho. Es la carta por excelencia de las energías femeninas. Vinculada a la intuición, los sueños. Llama a las mujeres y a los hombres a descubrir la profundidad de sus propias energías femeninas. Muestra, a veces, la cara oculta de la realidad, corre velos, también hace referencia a la necesidad de aprender a movernos entre la luz y la sombra. Es la conexión completa con las emociones, los recuerdos del pasado, la relación con la madre durante la infancia.